miércoles, 23 de diciembre de 2009

Siempre nos quedará París,.....para ayudar al olvido



- Hola, soy Gabrielle Lefèbvre

…..........................................

- Si, acabo de aterrizar en Charles de Gaulle

…..........................................

- Quisiera saber si el apartamento de mi madre esta disponible para que me aloje en él.

….........................................

- Muchas gracias.

Cuelga el teléfono, mirá por la ventana del taxi con tristeza. Desde donde se encontraba se podía ver la torre EifFel.

- Al Boulevar de Capucinnes 10, por favor.

- Claro, señorita.

En uno de sus arrebatos, había decidido volver a París. Se cansaba mucho de la monotonía que solo por pequeños momentos envolvía su vida. Quizá fuese porque en esos momentos en los que el aburrimiento invadía su existencia podía pensar en eso que le atormentaba sus noches y sueños. Eso de lo que no puede escapar, aunque lo haya intentado olvidar durante todo este tiempo.

- Señorita, en el centro a esta hora habrá mucho tráfico. Tardaremos algo más de tiempo.

- Está bien.

Le encantaba París. Era totalmente diferente a Nueva York. Las personas respecto a su aspecto, espíritu, forma de vestir, aspiraciones,etc. Los edificios, todos de la misma arquitectura y colores, que le dan a la ciudad un aire diferente, especial.

Todo eso le recordaba a su niñez. Cuando cada verano disfrutaba del ambiente parisino. Paseando por cada calle y encontrando acogedores y maravillosos lugares. Todo aquello que se desvaneció al ir a vivir a la Gran Manzana.

Llegó al apartamento que su madre mantenía para sus escapadas. Aquel ático le parecía extraordinario. desde la ventana de su habitación veía el Palacio de la Ópera.

Abrió las puertas del apartamento Fabien. Trabajaba para la familia desde que ella era pequeña.

- Señorita Gabrielle, ¿cómo esta usted? ¿ qué le trae a París.

- Quería pasar las vacaciones de invierno aquí, me encanta la navidad en París.

- Señorita, me alegro de verla. ¿Hasta cuando se quedará?

- Todavía no lo sé. Supongo que hasta que el corazón me dicte que me vaya.

- ¡Ay! Siempre con sus corazonadas. Algún día le guiarán hacia algo malo, señorita.

El anciano tenía razón. Pero no se trataba de algo futuro. Si no que sus impulsos le llevaron a aquello de lo que no puede huir.

- Señorita Gabrielle, tiene usted visita. En cuanto colgó usted el teléfono llamo a la puerta.

- ¿Quién es, Fabien?

- No lo se, no me ha querido decir su nombre. Le espera en el salón.

El desconcierto le invadió. Nadie conocía, ni esperaba su visita a la capital francesa.

Se dirigió rápidamente al salón. Allí estaba. No lo podía creer. El bolso se le escapó de las manos, esparciendo todo su contenido por el suelo. Un escalofrío le recorría el cuerpo.

11 comentarios:

  1. Por qué será que la visita huele a amor y a pasión? Será por qué es en París? Muás

    ResponderEliminar
  2. París es precioso.
    me encanta como escribes :)
    te sigo, vale?

    guau! -dice Max-.

    ResponderEliminar
  3. me gusta, me gusta mucho lo ke escribis.
    Tambien te sigo corazon ♥
    Nos vemos ;D

    ResponderEliminar
  4. qué bonito :)
    grácias por seguirme!
    un beso =*

    ResponderEliminar
  5. París es una de mis ciudades favoritas. Por la lluvia. Por la Torre Eiffel. Por los sueños cumplidos y por los que fallaron en sus calles. Quizás su visita sea una buena - mala sorpresa. Me gustan esas, son las más divertidas :)

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  6. Cansarse de lo monótono, y poder escaparse a otro lugar.. Envidio a Gabrielle jaja.

    Me gusta, sabes como dejar cliffhanguers (no se como decirle en castellano ja), una onda de final abierto y atrapante. Megustamegusta♥

    ResponderEliminar
  7. Recuerdo mi aterrizaje en esa maravillosa ciudad, en ese mismo aeropuerto. Me has puesto la sonrisa en la cara con pegamento de secado rápido al hacerme recordar el rostro de aquella parisina especial que ha puesto cuerpo a la Gabrielle de tu relato.
    Un saludo y un canto de ballena. =)

    ResponderEliminar
  8. París tiene algo, que cuando paseas, cuando la admiras, cuando te entregas a ella... te enamora perdidamente y te incita a quedarte allí. París es un imán para mi corazón.

    Un texto genial. gracias por seguirme :D

    ResponderEliminar
  9. PARIS!! En cuanto he visto este blog y la entrada me he parado de un frenazo! Me ha encantado la entrada y obviamente la foto (entra a mi blog y entenderás XDD) Escribes verdaderamente bien, asique, te sigo vale??

    Saludos Franceses!! ^^

    ResponderEliminar